Nunca somos más parecidos a Dios que cuando damos. Y cada vez que hacemos una decisión de ser generosos, descubrimos que nuestro Dios se niega a rechazar nuestra ofrenda.